Actualidad HM

¿Cuáles son los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro?

26/11/2017 1:00

Aporte de hierro Existe un aumento de necesidades de hierro en situaciones como el crecimiento, el desarrollo cognitivo, la actividad física y mental intensa, o las infecciones recurrentes. Según datos de la OMS, el déficit de hierro es el trastorno nutricional más común y extendido en el mundo, y se estima que la prevalencia de ferropenia infantil en España es de un 15%.

Los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro dependen de la gravedad de la enfermedad. Si la anemia por deficiencia de hierro es leve o moderada, es posible que no se produzcan signos ni síntomas.


Cuando éstos se presentan, pueden variar entre leves e intensos. Muchos de los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro se aplican a todo tipo de anemia.


Signos y síntomas de la anemia

El síntoma más frecuente de todos los tipos de anemia es el cansancio. Se produce porque no hay suficiente hemoglobina en la sangre. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que se encuentra dentro de los glóbulos rojos y transporta el oxígeno por el cuerpo.

La anemia también causa sensación de falta de aliento; vértigo, especialmente al ponerse de pie; frío en las manos o los pies; palidez en la piel, las encías y el lecho de las uñas; y dolor en el pecho.

Si no hay suficientes glóbulos rojos para transportar la hemoglobina, el corazón tiene que trabajar más para hacer circular la cantidad reducida de oxígeno en la sangre. Esto puede provocar arritmia, soplos, aumento de tamaño del corazón y hasta insuficiencia cardiaca.

En los bebés y los niños pequeños los signos de anemia comprenden falta de apetito, retraso en el crecimiento y el desarrollo, y problemas de conducta.

Signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro

Los signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro pueden comprender uñas quebradizas, hinchazón y dolor de la lengua, grietas en las comisuras de la boca, aumento de tamaño del bazo e infecciones frecuentes.

Las personas que tienen anemia por deficiencia de hierro pueden sentir antojos raros de comer cosas que no son alimentos, como hielo, tierra, pintura o almidón. Estos antojos se conocen como pica o malacia.

Algunas personas que tienen anemia por deficiencia de hierro presentan el síndrome de las piernas inquietas. Se trata de un trastorno que causa un intenso impulso de mover las piernas. Este impulso a veces se acompaña de sensaciones extrañas y desagradables en las piernas. A las personas que sufren el síndrome de las piernas inquietas a menudo les cuesta trabajo dormir.

Los niños con anemia por deficiencia de hierro corren más riesgo de sufrir envenenamiento por plomo (saturnismo) e infecciones.

Algunos signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro tienen relación con las causas de la enfermedad. Por ejemplo, las deposiciones (materia fecal, excremento o heces) de color negro alquitrán o las deposiciones con sangre de color rojo vivo pueden ser signos de sangrado intestinal.

El sangrado menstrual abundante o muy largo y otros tipos de sangrado vaginal pueden indicar que una mujer corre el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro.


¿Cómo se trata la anemia por deficiencia de hierro?

El tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro dependerá de la causa y la gravedad de la enfermedad. Puede consistir en cambios en la alimentación, toma de suplementos, medicinas y cirugía.

La anemia por deficiencia de hierro grave puede requerir tratamiento en un hospital, trasfusiones de sangre, inyecciones de hierro o tratamiento intravenoso con hierro.

Los objetivos del tratamiento consisten en tratar la causa de fondo de la enfermedad y restablecer las cifras normales de glóbulos rojos, hemoglobina y hierro.

Cambios de la alimentación y suplementos nutricionales

Hierro

Es posible que usted necesite suplementos de hierro para aumentar sus concentraciones de hierro lo más rápidamente posible. Los suplementos de hierro pueden corregir concentraciones bajas de hierro en cuestión de meses. Los suplementos vienen en tabletas o en pastillas para niños.

Las cantidades grandes de hierro pueden ser nocivas. Por esa razón los suplementos de hierro se deben tomar sólo como el médico lo indique. Manténgalos lejos del alcance de los niños. Así se evitarán las sobredosis de hierro.

Los suplementos de hierro pueden causar efectos secundarios, como deposiciones (materia fecal) de color oscuro, irritación del estómago y acidez estomacal. El hierro también puede causar estreñimiento; por esa razón su médico puede sugerirle que tome un laxante.

También puede aconsejarle que coma más alimentos ricos en hierro. La mejor fuente de hierro son las carnes rojas, especialmente la carne de res y el hígado. El pollo, el pavo, el cerdo, el pescado y los mariscos también son buenas fuentes de hierro.

El cuerpo tiende a absorber el hierro de la carne mejor que el de otros alimentos. Sin embargo, otros alimentos también pueden servirle para aumentar las concentraciones de hierro.

Entre los alimentos diferentes de las carnes que son buenas fuentes de hierro están:

  • Espinacas y otras hortalizas con hojas de color verde oscuro
  • Cacahuetes, mantequilla de cacahuete y almendras
  • Huevos
  • Guisantes, lentejas y frijoles blancos o rojos, o frijoles cocidos y enlatados.
  • Frutas secas, como uvas pasas, albaricoques y melocotones (duraznos)
  • Jugo de ciruelas pasas

Algunos alimentos, como cereales, panes y pasta, se enriquecen con hierro. Consulte la etiqueta de información nutricional de un alimento para ver cuánto hierro contiene. La cantidad se expresa como el porcentaje de la cantidad total de hierro que se necesita todos los días.

Vitamina C

La vitamina C le ayuda al cuerpo a absorber el hierro. Entre las fuentes de vitamina C se encuentran las frutas y verduras, especialmente la guayaba, el pimiento dulce rojo, el kiwi, las naranjas y el jugo de naranja, el pimiento verde y el jugo de pomelo (toronja).

Si usted está tomando medicinas, pregúntele a su médico o farmacéutico si puede comer pomelo (toronja) o tomar jugo de esta fruta. El pomelo puede afectar la potencia de unas cuantas medicinas y la eficacia con que éstas actúan.

Otras frutas ricas en vitamina C son las fresas (frutillas), el melón cantalupo, la papaya, la piña y el mango. Las verduras ricas en vitamina C son las coles de Bruselas, el colinabo, el brócoli, la batata dulce o boniato, la coliflor, la col y los jugos de tomate y de verduras.

Las frutas, verduras y jugos frescos y congelados por lo general contienen más vitamina C que los enlatados.

Tratamiento para detener el sangrado

Si la pérdida de sangre está causando anemia por deficiencia de hierro, el tratamiento dependerá de la causa del sangrado. Por ejemplo, si usted tiene una úlcera sangrante, el médico puede recetarle antibióticos y otras medicinas para tratar la úlcera.

Si la pérdida de sangre se debe a un pólipo o a un tumor canceroso del intestino, es posible que necesite cirugía para extraer la masa.

Si la pérdida de sangre se debe a una menstruación abundante, el médico puede recetarle anticonceptivos orales para reducir el volumen del período. A veces se puede recomendar una cirugía.

Tratamientos para la anemia por deficiencia de hierro grave

Si la anemia por deficiencia de hierro es grave, es posible que usted reciba una transfusión de glóbulos rojos. Las transfusiones de sangre son procedimientos seguros y corrientes en los que una persona recibe sangre a través de un catéter o tubo intravenoso colocado en uno de sus vasos sanguíneos. Para realizar una transfusión es necesario hacer pruebas cuidadosas para garantizar que la sangre del donante sea compatible con la sangre del receptor.

La transfusión de glóbulos rojos servirá para tratar la anemia de inmediato. Los glóbulos rojos también constituyen una fuente de hierro que el cuerpo puede reutilizar. Sin embargo, las transfusiones son solamente un tratamiento a corto plazo. El médico tendrá que hallar y tratar la causa de la anemia.

También se puede inyectar hierro dentro de un músculo o dentro de una vena a través de un tubo intravenoso. Sin embargo, el tratamiento intravenoso con hierro implica riesgos para el paciente. Debe realizarse en un hospital o institución clínica y estar a cargo de personal experto. Este tratamiento se administra por lo general a personas que necesitan hierro a largo plazo pero no pueden tomar suplementos de hierro por vía oral o a aquellas que necesitan un tratamiento inmediato para la anemia por deficiencia de hierro.




To Top