Actualidad HM

No te acostumbres y actúa frente al dolor lumbar

27/11/2017 1:00

El dolor lumbar afecta aproximadamente a una de cada diez personas en edad adulta en algún momento de su vida. En general, no suele presentarse de forma aislada sino en episodios repetitivos. Su elevada prevalencia, impacto en la calidad de vida y coste económico lo convierten en un problema de salud pública. Sin embargo, se trata de un dolor a menudo infravalorado y eso que, en algunos casos, llega incluso a cronificarse.


Actuar a tiempo, elegir el tratamiento adecuado y contar con Unidades del Dolor cuando sea preciso son clave para atajar el problema. Lo cuenta el Dr. Juan Pérez-Cajaraville, jefe de la Unidad del Dolor de HM Hospitales, presidente de la Comisión de Educación de la Federación Europea de Dolor (EFIC) y vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Dolor.

Aunque se trata de un dolor muy frecuente, no por ello hay que quitarle importancia, de hecho, en los episodios de dolor agudo o crisis, subraya el Dr. Pérez ­Cajaraville, el dolor lumbar puede llegar a "provocar intolerancia a la actividad cotidiana". Está considerado un problema de salud pública, describe, "tanto por su elevada prevalencia como por su coste econó­mico y social". Está relacionado con el envejecimiento de la población y afecta más a las mujeres que a los hombres, con un 29% entre ellas frente a un 19% entre los varones.

En el caso del dolor lumbar crónico y, más concreta­ mente, en pacientes complejos como los pluripatológicos o los que se encuentran en cuidados paliativos, se reco­ mienda el manejo en Unidades de Dolor. HM Hospitales cuenta con unidades de este tipo en todos los centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid, en HM Belén (A Coruña), en HM San Francisco (León) y en HM IMI Toledo.


Un dolor complejo

Como explica el Dr. Pérez­-Cajaraville, “el abordaje de esta patología es complejo” ya que en la respuesta al tratamiento y en el pronóstico intervienen “factores físicos, psicológicos, sociales y laborales difíciles de valorar. El primer problema al que nos enfrentamos –subraya el experto­ surge desde el diagnóstico y es que son numerosas las entidades que pueden producir dolor lumbar; algunas de ellas graves”. Otro de los problemas es el riesgo de que se cronifique. Esto, apunta, “depende no solo de las características del proceso sino también de la idiosincrasia del paciente y del manejo que hagamos”. El tercer inconveniente es la elección del tratamiento más adecuado en cada caso para conseguir un buen pronóstico.


Manejo 

El correcto manejo del dolor lumbar, explica el Dr. Pérez­-Cajaraville, "se integra dentro de un modelo biopsicosocial en el que se combinan medidas farmacológicas y no farmacológicas, siendo la combinación de ambas lo más habitual".

En el éxito del tratamiento influye el que este se inicie lo antes posible. No obstante, hay que tener en cuenta, advierte el Dr. Pérez­Cajaraville, que en ocasiones no se obtiene la respuesta esperada o el fármaco es mal tolerado. Además, si el dolor lumbar se cronifica, la percep­ ción del dolor es aún mayor. En estos casos, como en aquellos que no responden a los fármacos, se recurre a procedimientos intervencionistas. "Estos deben ser realizados por personal adecuadamente cualificado y requieren de un seguimiento con una infraestructura especializada de la que se dispone en las Unidades de Dolor", subraya.


Estrategias intervencionistas

"Las estrategias intervencionistas están dirigidas normal­ mente hacia estructuras nerviosas que, supuestamente, actúan de mediadoras en la experiencia del dolor", explica. "Los mecanismos de acción son sumamente variables, desde bloqueos reversibles con anestésicos locales hasta la inducción con estimulación medular o la ablación con energía de radiofrecuencia. Otras técnicas de administración de medicación por vía intratecal mejoran el índice terapéutico eficaz de los fármacos", añade.

En estos casos más complejos, se utiliza un enfoque terapéutico escalonado que permite obtener la mayor eficacia con el menor riesgo y a un coste razonable. “Estas estrategias tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y evitar el consumo de medicación de manera crónica”, apunta. En cuanto a quién puede beneficiarse de ellas, aclara que "la edad no supone ningun factor limitante para su realización, ni desde un punto de vista técnico ni de eficacia".


Manejo multidisciplinar

En las Unidades de Dolor de HM Hospitales se encuentran médicos espe­ cialistas, psicólogos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y asistentes sociales, todos ellos expertos en el diagnóstico y tratamiento del dolor crónico. Precisamente, concluye, "la formación de estos profesionales, su coordinación y capacidad de trabajo en equipo hacen que en HM Hospitales estemos obteniendo unos resultados espectaculares en el manejo de nuestros pacientes". 


Tres claves para prevenir y aliviar el dolor cervical y de espalda

Analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares combinados con sesiones de rehabilitación son el tratamiento más habitual frente al dolor de espalda y cervical. Sin embargo, "cuando el paciente no mejora o hablamos ya de casos muy graves e invalidantes, estos tienen que ser remitidos a la Unidad de Dolor", apunta el Dr. Martín del Avellanal, especialista de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario HM Madrid. "Aquí planteamos tratamientos con intervenciones menores, pero muy eficaces, como los bloqueos epidurales o facetarios y las técnicas de radiofrecuencia", añade. "Estos-expica- se suelen hacer de forma ambulatoria, en quirófano o sala de rayos X, con anestesia local o sedación".


Con respeto al pronóstico, señala, "en la patologia discal este es casi siempre bueno, aunque en algunos casos pueda reaparecer el dolor y obligue a repetir el tratamiento. En los casos de artrosis degenerativa, depende de cómo evolucione la enfermedad, estrechando progresivamente el canal espinal. Lo que sí sabemos es que los ejercicios dirigidos de estiramento y fortalecimiento de la musculatura de la espalda han demostrado una muy alta eficacia a la hora de mejorar la evolución del paciente y prevenir la recaida".


Y si hablamos de prevenir su aparición, explica el Dr. Martin del Avellanal que el principal factor de riesgo en el dolor de espalda y cervical no depende de nosotros ya que es la herencia genética, sin embargo, si hay algo que podemos hacer: "estiramientos, higiene postural y ejercicio fisico dirigido a fortalecre la musculatura de la zona".

To Top