¿El pan engorda?

¿Cuánto pan puedo comer al día? El pan no es el causante de la epidemia de obesidad que sufrimos, sino todo lo contrario.

El consumo moderado de pan fresco, de unos 200-250 gr al día en personas que realizan la actividad física recomendada, es decir, 30 minutos al día, es aconsejable y beneficioso para mantener el peso y mejorar nuestra salud.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda 250gr al día, muy por encima de lo que los españoles consumimos.

comer pan en una dieta

Cuando restringimos el consumo de pan, introducimos otros alimentos menos saludables, es decir, cuanto más disminuye el consumo de pan en España, más aumentan los índices de obesidad y disminuyen los marcadores de salud.

El pan tradicional, fresco e integral es sin duda la mejor opción ya que es extraordinariamente bajo en grasas, no llega ni a un 2% y aporta calcio, hierro, zinc, magnesio, tiamina, vitamina B6 y fibra insoluble muy beneficiosa para nuestra salud intestinal (el pan integral contiene 4 veces más fibra que el pan blanco).


¿Qué pan es mejor para tu dieta?

Hay un pan para cada uno de nosotros:

Pan Fresco Integral Tradicional

Esta es la mejor opción: menos grasa, menos colesterol, sin grasas vegetales hidrogenadas, menos calorías, más saludable y el más natural.

Pan de Molde Integral

Tiene un mayor contenido graso, más calorías, puede no tener colesterol pero sí puede contener grasa saturada y/o grasas vegetales hidrogenadas que producen un aumento mayor de los niveles de colesterol en sangre aún mayor que el propio colesterol de la dieta, azúcares añadidos, más sodio y aditivos.

Pan Tostado Integral, Biscotes y Picos

Es la peor opción. Los que más grasa tienen, más calorías con diferencia, pueden no tener colesterol pero sí grasa saturada y/o grasas vegetales hidrogenadas, además son los que más sodio tienen y aditivos.


Por supuesto, para los diversos gustos podemos elegir pan integral “fresco” de trigo, de centeno (pan “negro”, con menos proteínas pero más fibra), mezclas de trigo y centeno, con avena, con soja, multicereales, sin gluten para celíacos o incluso un nuevo pan bajo en calorías.

Comenzar tu dieta desayunando una buena rebanada de pan integral con tomate, ajo y orégano es la mejor forma de comenzar con energía y nos ayudará a mantener nuestro apetito a raya y nuestro peso controlado.

Comer el pan adecuado todos los días acompañándolo de sólo un poco de ejercicio puede ayudarnos a cuidar nuestra salud y como no, satisfacer nuestro paladar.


Consulta con nuestros Especialistas en Nutrición en HM Hospitales.


To Top