Niño Hiperactivo o con Déficit de Atención - TDAH

El (TDAH) es el trastorno psiquiátrico más frecuente en la edad escolar y provoca rendimiento académico bajo y dificultades sociales.

​​​¿Qué es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es el trastorno psiquiátrico más frecuente en la edad escolar. 

Sus características principales son: la inatención, la hiperactividad y la impulsividad. Tiene un origen fundamentalmente biológico y un componente genético.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del TDAH​?

Los síntomas más frecuentes son: la inatención, la hiperactividad y la impulsividad.

Otros problemas que pueden estar asociados son:

  • Las dificultades sociales (que pueden ocasionar conflictos en casa y en el colegio).
  • Rendimiento académico por debajo de las capacidades del niño.
  • Dificultades en el aprendizaje y en la expresión verbal.
  • Torpeza motora.
  • Escasa tolerancia a la frustración y comportamientos impulsivos encaminados a realizar conductas de riesgo.
  • Autoestima baja, etc.
niños hiperactivos

¿Con qué se puede confundir el déficit de atención e hiperactividad​?

Antes de diagnosticar el TDAH, hay que diferenciar que los síntomas que presenta el niño o adolescente no se deban a otras causas.

A continuación, se señalan algunas de las más frecuentes a tener en cuenta para establecer un diagnóstico diferencial: 

  • Evolutivo: se debe distinguir del nivel de inatención, hiperactividad e impulsividad normales de la edad, el nivel de desarrollo o el CI (cociente de inteligencia) del niño.
  • Médico: hay un gran número de enfermedades somáticas cuyo cuadro clínico es similar al del TDAH, que habrá que descartar previamente a establecer el diagnóstico. También el uso de algunos fármacos: broncodilatadores, antihistamínicos, etc. pueden ocasionar síntomas similares.
  • Neurológico: hay que distinguir de algunas enfermedades neurológicas como el trastorno epiléptico, daño cerebral perinatal, etc.
  • Psiquiátrico: también comparten síntomas con el TDAH:  los trastornos del ánimo, trastornos del comportamiento, del aprendizaje, ansiedad, abuso de sustancias, trastornos del espectro autista, trastornos psicóticos, trastorno por Tics, retraso mental, etc.
  • Social: las dificultades sociales o los conflictos sociales graves, tales como: secuelas de un abuso físico u otras como ambiente familiar inestable o nivel de exigencia inadecuado, pueden contribuir.

¿Cuándo debo p​reocuparme por el TDHA​?

Si el niño presenta dificultades en alguno de los ámbitos: personal, familiar, social o académico.

Algunos ejemplos de peticiones de consultas más frecuentes son:

  • El niño nunca para quieto, siempre está haciendo algo, y en muchas ocasiones sin ningún fin concreto.
  • No presta atención en casa ni en el colegio.
  • No piensa antes de actuar.
  • En el colegio se levanta frecuentemente de su sitio y no aguanta al fin de la clase.
  • No va bien en el colegio, y está por detrás de sus compañeros

 ​

¿A quién debo consultar si mi hijo padece hiperactividad?

Ante cualquier duda sobre la existencia de una clínica similar a un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, se deberá consultar con su pediatra, quien le orientará, sobre los pasos a seguir para la evaluación del niño: pruebas, consultas especializadas (Neurólogo, Psiquiatra infanto-juvenil, etc.).

programa de Trastornos de Conducta Infantil

 

¿Qué tratamientos existen para combatir el trastorno por déficit de atención​?​

Cuando se ha establecido el diagnóstico de TDAH, el tratamiento consta de tres partes:

  • ​Psicoeducación y entrenamiento a los padres en el manejo conductual de los síntomas.
  • Apoyo escolar.
  • Tratamiento farmacológico.

 ​

​​Otros datos de interés sobre el TDAH

El TDAH se diagnostica en mayor proporción en varones: 4 por cada niña, y en general, en niños predominan más los síntomas de tipo hiperactivo y en las niñas los de tipo inatento.

Con la edad disminuyen todos los síntomas, aunque la inatención perdura más tiempo.

​En otros casos los síntomas persisten hasta la edad adulta.

​ 

Dra. María José Martín Calvo

Servicio Psiquiatría HM Hospitales​​​


To Top