¿Cómo dar el pecho a tu bebé en el primer día?

Si habéis realizado el primer agarre en paritorio, realizarlo después será mucho más fácil. Si no lo habéis podido hacer, lo podéis intentar de nuevo cuando lleguéis a la habitación.

​​​​Posiciónate en una postura cómoda en la que des acceso al bebé desde la parte inferior de tu pecho. Es importante para realizar el agarre que el bebé tenga la areola de tu pecho libre, sobre todo por la parte inferior donde colocará su lengua, y que tu pezón se dirija hacia su paladar y no al centro de su boca. Permítele que él active sus reflejos dándole espacio para que se mueva y cabecee dirigiendo su boca al pecho. Su cuerpo estará vertical a ti, a lo largo de tu cuerpo, y su tripa estará pegada a la tuya. Además el bebé tendrá la espalda y cabeza alineadas, esto lo conseguirás pegando tus brazos ligeramente estirados, alrededor de su cuerpo, dándole contorno donde moverse. Si la posición está bien, te parecerá que tu bebé está muy abajo. Es desde abajo donde debe coger tu pecho.  


Si tienes alguna duda, HM Hospitales ofrece talleres de lactancia.


Es aconsejable que durante al menos las primeras 6 horas postparto el bebé permanezca en contacto con su madre, que permanezca sobre ti, para que se pueda alimentar y que ambos practiquéis constantemente el agarre. Son unas clases intensivas de lactancia tanto para ti como para tu bebé pero es el bebé el que las solicita, ¡aprovéchalas!, este momento será muy útil para la lactancia posterior. Tú aprenderás a coger a tu pequeño y el bebé se adaptará a tu cuerpo.


El contacto se debe realizar piel con piel, el bebé solo debe tener un pañal y la madre su torso desnudo. De este modo el pequeño notará tu piel, tu calor y olor. Con ropa todos estos estímulos se pierden y el bebé no puede percibirlos alterando sus sentidos y aletargando sus reflejos. Es de este modo como el bebé te percibirá mejor y estará más activo a la vez que tu comienzas a conocer a tu hijo, a distinguir sus señales y a comprender su idioma.

dar de mamar a tu bebé

Pasadas esas 6 primeras horas el bebé se aletargará y sólo dormirá, mostrando interés por el pecho en pequeñas ocasiones. Este periodo le durará unas 8 o 12 horas, el parto para él ha sido también duro y necesita descansar. Descansa  tú también pero intenta que el bebé esté en contacto contigo, para que esos pequeños momentos en los que despierte lo amamantes. No esperes a que tu bebé te indique con el llanto que desea mamar. El llanto es una señal tardía de hambre y un bebé con llanto es más difícil que se agarre al pecho. Si ves que durante este periodo pasan más de cuatro horas sin dar señales de hambre, despierta suavemente al bebé para que tome el pecho.


En este primer día el bebé se alimentará del calostro, una leche muy especial, que ha sido fabricada durante todo el embarazo y que es alimento ideal para las necesidades de tu bebé recién nacido. Le va dar proteínas, sales y defensas que es lo que va a requerir hasta que tu pecho segregue leche. El proceso de fabricación de leche se inicia con el alumbramiento de la placenta y lleva unas 48 horas pero la glándula mamaría necesita de la succión constante del bebé en este periodo para indicar cuánta leche debe fabricar, a más succión más volumen de leche. Será el bebé el que indique con su frecuencia de succión el volumen de leche que tu pecho debe producir.


​El tiempo y la frecuencia de succión también te lo indicará tu bebé. Él se soltará solo una vez que se quede satisfecho. En este primer día te pedirá mucho nada más nacer, después dormirá unas cuantas horas y poco a poco irá exigiendo más. En total se habrá cogido y mamado, con su periodo de descanso, entre 8 y 12 veces. Hay bebés que incluso se llegan a coger hasta 16 veces en su primer día.

 

Servicio de Pediatría HM Hospitales

To Top