Diabetes Mellitus: Diabetes Tipo I, Diabetes Tipo II y Diabetes Gestacional

La diabetes mellitus es una enfermedad en la que el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente y los niveles de azúcar en sangre es muy alta.

​​​​​​​​​¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus comprende un grupo de trastornos metabólicos que comparten  la existencia de niveles elevados de glucosa en sangre. Es una enfermedad en la que el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente.  La insulina es una hormona, producida por las células beta de los islotes pancreáticos, necesaria para transformar el azúcar, el almidón y otros alimentos en la energía que necesitamos para nuestra vida diaria.  ​

Su causa inicial todavía sigue siendo un misterio, aunque existen factores tanto genéticos como medioambientales que desempeñan un papel fundamental en su desarrollo.

La diabetes es una entidad de elevada morbimortalidad en nuestra sociedad, con una prevalencia mundial del 8,3% y en España se sitúa en torno al 14%.


Diabetes Mellitus


Tipos de Diabetes

Efectivamente existen distintos tipos de diabetes, según el mecanismo de producción de la enfermedad.  Se encuentran:

  • Diabetes tipo 1: es consecuencia de interacciones de factores genéticos, ambientales e inmunológicos que producen la destrucción de las células beta del páncreas y como consecuencia la deficiencia de insulina.  Normalmente se diagnostica en la infancia o en la juventud.
  • Diabetes tipo 2: su principal mecanismo es la resistencia a la insulina y/o su secreción anormal.  Es la forma más frecuente y suele ocurrir en edades más avanzadas.
  • Diabetes gestacional: es la hiperglucemia con inicio o reconocimiento inicial durante el embarazo

La resistencia a la insulina que se produce durante el embarazo aumenta las necesidades de insulina y pueden provocar hiperglucemia  o intolerancia a la glucosa.


¿Cómo se diagnostica la diabetes mellitus?

La diabetes se diagnostica con un análisis de sangre.

Se pueden realizar las siguientes determinaciones:

  • Glucosa (azúcar) plasmática en ayunas.
  • Glucosa plasmática al azar.
  • Sobrecarga oral de glucosa: consistente en la administración de  75g de glucosa y la medición de las cifras de glucosa en sangre 2 horas después de la ingesta.
  • HBA1c , refleja la historia de la glucemia en los dos o tres meses previos,  no se recomienda su empleo para el diagnostico de diabetes.



Los criterios diagnósticos establecidos de la diabetes mellitus son los siguientes:

  • Síntomas de diabetes más una concentración de glucosa en sangre ≥ 200mg/dL o bien
  • Glucosa plasmática en ayunas ≥ 126 mg/dL
  • Glucosa plasmática tras una sobrecarga oral de glucosa ≥ 200 mg/dL
  • HBA1c > 6,5%


Para establecer el diagnostico deben de persistir las anormalidades en una segunda determinación.

Sobre todo se recomienda el empleo generalizado de la determinación de glucosa basal en ayunas para el diagnostico de diabetes porque es más económica, rápida y fácil de realizar.

 

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Los síntomas de la diabetes suelen ser muy inespecíficos por eso suelen pasar desapercibidos durante mucho tiempo antes del diagnostico.

  • ​En la Diabetes tipo 1 los síntomas más frecuentes son la aparición de sed intensa, hambre incontrolada, el aumento de la frecuencia al orinar, pérdida de peso inexplicable y aparición de fatiga e irritabilidad.
  • En la Diabetes tipo 2 además de los síntomas anteriores pueden aparecer visión borrosa,  heridas muy lentas en curar, hormigueo o entumecimiento de manos o pies, aumento de la frecuencia en la aparición de infecciones  (en la piel, de orina…). 


¿Se puede prevenir la diabetes?

Se puede prevenir o incluso retrasar la aparición de la diabetes manteniendo un estilo de vida saludable. Con modificaciones en la dieta habitual transformándola en una dieta más sana (consumo de fruta y verdura),  realizando ejercicio físico de forma regular y  con control del peso.

La obesidad y la inactividad física son factores de riesgo para el desarrollo de diabetes.

Por ello, es importante realizar análisis de sangre para el despistaje de diabetes. Se recomienda en aquellas personas que no tienen síntomas la determinación de glucosa en ayunas en todas las personas mayores de 45 años, y si el resultado es normal (glucosa < 100mg/dL) se repetirá la medición cada 3 años.

En las personas que tienen más riesgo de hacerse diabéticos se recomienda la medición de glucosa anualmente. 

Entre las personas con más riesgo se encuentran aquellas con exceso de peso, antecedentes familiares de diabetes mellitus, mujeres que han padecido diabetes gestacional o tuvieron hijos que pesaban al nacer más de 4 Kg, personas sedentarias o que padecen hipertensión arterial o niveles elevados de colesterol o triglicéridos.

​Se define como prediabetes los niveles de glucosa en ayuno entre 100-125mg/dL, son cifras de glucosa altas pero no los suficientes para ser diagnosticados de diabetes, y las cifras de glucosa entre 140-199mg/dl  tras el test de sobrecarga oral de glucosa.  Estas  personas están en un riesgo elevado de mostrar DM tipo 2, entre el 25 al 40% en los siguientes 5 años, y también representa un mayor peligro de desarrollar enfermedad cardiovascular.  Es en este momento cuando se pueden realizar mayores esfuerzos para la prevención en el desarrollo de la enfermedad.


¿Qué alteraciones produce la diabetes?

La diabetes es una entidad de elevada morbimortalidad en nuestra sociedad.  La elevación de la glucosa produce fundamentalmente un daño vascular.

​La afectación y posibles complicaciones vasculares que se pueden producir son de dos tipos:

  • ​Afectación de arterias de grande y mediano tamaño (arterias coronarias, cerebrales, o arterias periféricas) constituyendo la macroangiopatía (afectación macrovascular). Aceptándose en el momento actual que la diabetes es una enfermedad eminentemente cardiovascular, con riego de padecer infarto agudo de miocardio, enfermedad cerebrovascular (ICTUS) y enfermedad arterial periférica.
  • Afectación de pequeños vasos dando lugar a la microangiopatía, con afectación de los lechos vasculares del riñón, retina y nervios.  Dando lugar al desarrollo de nefropatía diabética (con riesgo de insuficiencia renal terminal), afectación de la visión por retinopatía diabética (con riesgo de ceguera) y por ultimo neuropatía con gran variedad de síntomas por afectación de las terminaciones nerviosas. 


¿Cómo se trata la diabetes mellitus?

El tratamiento de la diabetes depende del tipo de diabetes que el paciente presente.  En el caso de la Diabetes mellitus tipo 1 el tratamiento siempre será con insulina.  Por el contrario en el caso de la Diabetes tipo 2 su tratamiento será más complejo y escalonado, todo ello dependiendo de las cifras de glucosa al diagnostico. 

​En primer lugar el esfuerzo radicará en las modificaciones del estilo de vida, con dieta equilibrada y retirada de azúcares , pérdida de peso en caso de sobrepeso y realización de ejercicio físico  de forma regular.  Si todo ello no es suficiente, se iniciará tratamiento con pastillas llamadas antidiabéticos orales, que se irán modificando dependiendo de los controles y por último si el resultado no es el deseado se iniciará tratamiento con insulina.


Dra. Susana Fdez. Agejas -​ Medicina Interna HM Hospitales

To Top