Convulsiones en Ancianos

Una convulsión es un episodio de pérdida de contacto con el medio, de breve duración y pueden presentarse a cualquier edad.

​​​​¿Qué es una convulsión?

Una convulsión es un episodio de pérdida de contacto con el medio, que puede acompañarse o no de pérdida de conocimiento, movimientos incontrolados del tronco y las extremedidades, mordedura de lengua y descontrol de esfínteres.

Generalmente son de breve duración (segundos-minutos) y el afectado no recuerda nada, y posteriormente, suele estar confuso y desorientado, con recuperación paulatina.


¿A qué edad se pueden presentar las convulsiones?

Pueden presentarse a cualquier edad, desde el nacimiento hasta la vejez, aunque las causas difieren mucho según la misma.


mareos en ancianos


¿Cuáles son las causas más frecuentes de convulsiones en los ancianos?

Las convulsiones suelen ser más frecuentes en los ancianos, aunque puede haber alguna convulsión de origen idiopático o desconocido, lo más probable es que sean secundarias a otras causas:


​*C​onvulsiones Orgánicas:

-Infecciosas: Del sistema nervioso o de cualquier otra localización, que curse con fiebre o mal estado general.

​​​-Metabólicas: Por hipo o hiperglucemia, alteraciones electrolíticas del sodio, potasio, etc.

*Secundarias a isquemia o hemorragia cerebral ( ICTUS)

​Tanto la presencia de un trombo en una arteria del cerebro (isquemia) como la rotura de un vaso (hemorragia), pueden manifestarse de inicio por convulsiones.

*Tumorales

Un tumor cerebral de naturaleza benigna o maligna también puede debutar con convulsiones.


*En fase avanzada de enfermedades neurológicas degenerativas

Como Parkinson o Alzheimer.

desmayos y convulsiones en ancianos

¿Qué hacer ante una convulsión?

Debe intentarse poner al paciente en una posición que no se haga daño con los movimientos convulsivos, preferentemente lo mejor es tumbarle en el suelo. Liberarle de la ropa que pueda estar haciéndole daño y no intentar meterle ningún objeto en la boca para evitar que se muerda la lengua, ya que se lo puede tragar o lesionar a quien intenta ayudarle.

Inmediatamente llamar a los Servicios de Urgencias que lo trasladarán a un Centro Médico para su diagnóstico y tratamiento.


Tratamiento de las convulsiones

Para mitigar una convulsión en el momento, se pueden utilizar fármacos relajantes como el Diazepam (Valium), que son de efecto rápido pero corto.

Para evitar que se repitan a largo plazo, se utilizan otros fármacos anticonvulsivantes (Fenitoina, Acido Valproico, Lamotrigina, Leviracetam, etc), a dosis individualizadas según el paciente y la intensidad y tipo de crisis.

Aparte de esto, sin duda, lo más importante es tratar la causas subyacentes referidas anteriormente.

Ante la duda de si se ha producido o no una convulsión, siempre acudir a un Servicio de Urgencias.


Dra. Pilar de Luis​ ​​-Neurólogo Madrid​ - Servicio Neurología HM Hospitales

​​​​
To Top