Cólicos del bebé

Los bebés pueden padecer cólicos causados por estrés o cansancio del lactante. Aquí mostramos consejos para calmar el llanto.

​​​​​¿Qué es el Cólico del lactante?

Se habla de cólico del lactante para hacer referencia a la situación en la que, sin causa aparente, un bebé presenta llanto durante más de tres horas al día, más de tres días por semana durante más de tres meses.​

​​​Es una situación muy común que, generalmente, comienza entre la 3ª y la 6ª semana de vida y suele desaparecer entre los 3 y los 4 meses.

Su causa es desconocida, aunque la mayoría de expertos piensa que puede estar causado por estrés o cansancio del lactante en un momento de inmadurez neurológica y fisiológica.

​Es una situación que puede llegar a estresar a los padres y cuidadores del bebé y que no responde a medicaciones y ni otras medidas de tratamiento.

cólico del bebé​​​

¿El llanto del cólico es diferente al llanto normal?

El cólico del lactante presenta algunas características que se enumeran a continuación:

  • El llanto del cólico es agudo y suena como si el bebé gritara o tuviese dolor.
  • Los padres no pueden calmarlo o consolarlo durante ese episodio.
  • El bebé suele mostrar signos de discorfort con el abdomen tenso, arquea la espalda, la cara enrojecida y pone los bracitos duros.

Cólico del Lactante ¿Hay alguna prueba específica para diagnosticarlo?

No, no existe ninguna prueba diagnóstica, pero con la historia clínica, los datos que el pediatra recoge en la consulta y, tras reconocer al bebé, puede diagnosticar si se trata de un cólico del lactante o si se necesita hacer algún estudio complementario para descartar alguna patología.

Si el resto del día el niño está contento, come bien y gana peso de forma correcta, es una forma de saber que estamos ante un cuadro benigno y no hay que buscar otros diagnósticos ni hay necesidad de realizar otros estudios.

 

¿Qué se puede hacer para calmar al bebé que padece un cólico?

No hay una medicación ni producto específico que sea eficaz para calmar el llanto.  Pero los siguientes consejos pueden resultar útiles:

  • Verificar que la tetina que está utilizando en el biberón no hace que trague mucho aire.
  • Mantener al bebé semisentado durante las tomas.
  • Mantener al bebé en brazos.
  • Ponerlo e​n una mecedora o hamaca de bebé.
  • Llevarlo a pasear en coche.
  • Un baño tibio.
  • Masajear suavemente el abdomen del bebé.
  • Antes de cambiar la formula láctea o de excluir alimentos de la dieta maternal (si toma pecho), consulta con el pediatra.


¿Existe algún medicamento o infusiones que hayan demostrado ser útiles ante los cólicos?

cólico del bebé


No, hasta la fecha no se ha demostrado la utilidad de ningún tratamiento farmacológico ni de infusiones o preparados de hierbas o infusiones. Es importante tener en cuenta que no se debe dar a un lactante ninguna medicación o “remedio” casero sin consultar al pediatra, ya que pueden resultar perjudiciales.

 

¿Se recomienda algún cambio en la alimentación habitual del bebé que padece un cólico?​

Tanto si el niño está recibiendo lactancia materna, como si es alimentado con fórmula artificial, no se ha demostrado que las modificaciones en el tipo de alimentación tengan efecto sobre los cólicos. En cualquier caso, es el pediatra el que debe indicar cualquier modificación de la dieta y verificar si tiene o no algún efecto o relación con una mejoría de los episodios de llanto.

El cólico del lactante puede ser una situación que genere ansiedad y estrés familiar. Hay momentos muy críticos en los que incluso es bueno que otras manos se encarguen del bebé. En determinados momentos un llanto constante, inconsolable, duradero, puede poner muy nervioso. Dejar que otros (abuelos, otros familiares, turnos entre los padres) compartan ese momento puede ser de ayuda.

 ​

To Top