Patología Funcional Digestiva

Las enfermedades funcionales del tracto digestivo son muy frecuentes constituyendo de un 20 a 30% de todas las consultas de Aparato Digestivo.

​​¿Qué es la patología funcional digestiva?

Se trata de trastornos de la motilidad del tracto digestivo que se pueden traducir en molestias severas que en algunos casos incapacitan al paciente y donde pruebas convencionales como la endoscopia Digestiva​ y pruebas radiológicas no detectan patología orgánica. Estos pacientes acuden tras numerosas pruebas endoscópicas y radiológicas.​​


Servicios Patología Digestiva:

pHmetría esofágica

La pHmetría es una técnica que consiste en la introducción nasal de una sonda a nivel esofágico que permite registrar la concentración de ácido y medirlo durante 24 horas.

La sonda se introduce con anestesia local y se deja colocada durante 24 horas con un Holter de pHmetría que registra los picos de ácido y los hace coincidir con el diario que el paciente lleva. El software calcula con un método estadístico el ácido producido y lo traduce en un score que luego el médico interpreta.

​La causa más frecuente de petición de la misma es el reflujo gastro-esofágico que afecta hasta un 30% de la población general. Estos pacientes requieren estudios funcionales previos a la realización de cirugía anti-reflujo. Otra indicación importante es el estudio del dolor torácico no filiado.

Patología digestiva

Manometría esofágica

La manometría esofágica es una prueba complementaria a la pHmetría que nos da información sobre las contracciones del esófago y su peristaltismo. Esta prueba es diagnóstica para trastornos motores esofágicos y debe realizarse en todos aquellos pacientes que requieran cirugía anti-reflujo  dado que si existieran dichos trastornos esto podría constituir una contraindicación para dicha cirugía. La técnica consiste  igualmente en colocar una sonda específica en el esófago a través de las fosas nasales y durante su retirada se calculan las contracciones del esófago verificando el adecuado peristaltismo esofágico que es el responsable de que el bolo alimenticio pase a estómago. ​

Se realiza en pacientes con disfagia, dolor torácico no cardiaco y pre-cirugía anti-reflujo. Los trastornos funcionales de la motilidad esofágica son el espasmo esofágico difuso, esófago de Nutcracker, esfínter esofágico distal hipertenso y la achalasia.​


Impedancia esofágica 

La impedancia esofágica se realiza con una sonda específica para impedancia que se coloca de la misma manera que las sondas de pHmetría y de manometría y que registra el paso del bolo alimenticio a estómago. Sus indicaciones son más limitadas y debe prescribirse en centros especializados con unidades específicas de patología funcional. ​

Es una técnica nueva que permite registrar el movimiento del bolo alimenticio y su correspondiente resistencia. Esta técnica se realiza en aquellos pacientes que presentan trastornos de la deglución y donde  las pruebas convencionales como la pHmetria y la manometría son negativas.


Manometría ano-rectal

La manometría ano- rectal mide las contracciones anales y realiza estudios del nervio pudendo registrándose la información necesaria sobre el funcionamiento del suelo pélvico y los esfínteres anales.​

Está indicada en pacientes con incontinencia fecal y estreñimiento crónico. Es una prueba funcional indispensable antes de la introducción de nuevas terapias como el biofeedback. Asimismo se debe solicitar previa a la cirugía reconstructiva colo-anal.​

 

Estructura del Equipo Médico Patología Digestiva​:

  • Jefe de Servicio: Dra. Susana Prados Leira.

  • Médicos Adjuntos:
  1. Dr. Carlos Teruel​
  2. Dra. Gabriela Pastor.
  3. Dr. Norberto Mañas.

 


To Top