Parte contra el CV del 06-08 en HM Hospitales

Lo mejor, la evolución de la pandemia

Acaba la 1era semana de agosto y la pandemia evoluciona por el camino esperado. Aumenta la vacunación a buen ritmo, bajan los contagios y con ellos la incidencia, se estabilizan o se frenan los ingresos hospitalarios y tenemos, desgraciadamente, muchos fallecidos. Es decir, podemos resumir que la pandemia va bien. Según lo esperado. Lo demás, a pesar de lo que hemos padecido, no.

De tropelia y agresión sin precedentes han calificado algunas instituciones que representan a la enfermería, la propuesta de la Consejeria de Salud de Cataluña de que los técnicos auxiliares participen en las tareas de vacunación. Supone un riesgo para los vacunados. El no disponer de personal de enfermería en los hospitales se ve que no supone ningún riesgo. No creo que esto sea priorizar las necesidades de los pacientes.

A la vez, Cataluña reclama para si misma la gestión de la formación MIR. Pocas cosas funcionan correctamente en la administración pública sanitaria de nuestro país. A lo mejor luego se pretende desgajar también la Organización nacional de transplantes. Si algo funciona creo que lo lógico es potenciarlo. Y no creo que la ideología tenga que estar reñido con aprovecharse de lo bueno para ser lo más eficiente y competitivo posible. A saber hasta donde llega el cambalache.

Y para acabar, el lío monumental a costa de la necesidad de tener el certificado covid para participar en determinados eventos o actividades en función de la CCAA en la que nos encontremos. No somos capaces de ponernos de acuerdo ni en lo mínimo. Lo que para algunos es una violación de derechos inalienables para otros es una conducta acorde a las necesidades que demanda una pandemia que obliga a tomar ciertas precauciones como hacen muchos otros países de nuestro entorno. Si uno no se quiere vacunar, esta tan en su derecho de hacerlo, como los que si lo deciden hacer compartir sus espacios con personas que lo consideran adecuado.

Todo es política. Es lo que tenemos. Y no aprendemos.

To Top