Parte contra el CV del 16-08 en HM Hospitales

Todo va bien: estamos a vueltas con la vacunación obligatoria..

Arranca la 3era semana de agosto, manteniendo la tendencia de los últimos días. La incidencia a 14 días el fin de semana ha vuelto a bajar más de 40 puntos y salvo el trágico dato de fallecimientos (125 el fin de semana y los que nos quedan) las aguas van volviendo poco a poco a su cauce.

En HM seguimos más o menos igual. 62 pacientes ingresados en todos los centros, de los cuales 12 estan en la UCI. Va disminuyendo el % de positivos tanto en las urgencias como en los estudios ambulantes y los ingresos covid cada vez son menos frecuentes.

Así llegaremos a septiembre y empezaremos el otoño en buena posición para afrontarlo y después … la verdad, nadie sabe.

Lo razonable, lo esperable, que con casi toda la población vacunada no haya más olas y la presión hospitalaria no vuelva a resentirse. A ver si se consolida esta previsión y podemos empezar a encargarnos de las reformas importantes que requiere nuestro sistema sanitario.

Pero el virus siempre ha superado con creces las peores previsiones. Y ahí esta la amenaza. En forma de perdida de anticuerpos o de nuevas cepas a las que las vacunas no respondan con la misma efectividad.

Y luego esta la gripe. La vacuna de la gripe siempre se basa en los virus del año anterior. Problema. El año pasado no hubo gripe y vamos a ciegas. Y eso fue porque la gripe el año pasado se vió desplazada por el Covid. Pero la naturaleza siempre sale adelante, así que a ver como viene.

Por si acaso, yo no renunciaría a las mascarillas por muy bien que se pongan las cosas. Yo no relajaría las medidas en los colegios que tan buen resultado nos dieron el año pasado. Y a partir de ahí a cruzar los dedos.

No se…. Optimismo para el futuro pero muchisima prudencia. Sin perder la cara al virus del Covid ni a ningún otro, ni un segundo. Todo volverá a su ser, sin duda, pero debe ser porque nosotros vayamos por delante y no a rastras de lo que pase.

En el entretanto, nuestros representantes politicos, con mas de un 95% de penetración de la vacunación en el personal sanitario o sociosanitario, se debaten sobre la necesidad de imponerles la vacunación obligatoria. Con vacunas que no garantizan la esterilización de la transmisión.

Incluso alguno, en el ridículo extremo, dice que lo va a plantear en su nueva Ley de Salud Pública para su CCAA. Sin consenso de ningun tipo y para que se lo tumben nuevamente los tribunales.

En lo que lo discuten y se ponen de acuerdo -que no lo harán-, vendrá otra cepa que haga que haya que replantearse una obligatoriedad in eternum, con una nueva vacuna porque las anteriores no sirvan… y es que hasta que las vacunas no eviten la transmisión hablar de esto es perder el tiempo.

Es eso que decíamos de olvidarse de lo importante porque todo esto es un debate ésteril que sólo sirve para que parezca que se hace algo, pero que nace muerto.

To Top