Parte contra el CV del 15-08 en HM Hospitales

La pandemia se ceba con los más débiles.

Con las personas con alguna discapacidad, los enfermos crónicos y la gente mayor. Escribo sobre esto porque veo muchas noticias en la prensa estos días en relación con estos problemas.

En nuestro paraguas de protección social se da la paradoja, por ejemplo, de que la gente que ha estado toda su vida cotizando y llegado un momento en el que, ya jubilado, necesita determinados servicios (en forma de rehabilitación, alimentación especial o ayuda psicológica o física) directamente no encuentra respuesta por falta de financiación.

Esta es una realidad denunciada por todos los partidos políticos desde siempre. Casi compromiso obligado en cualquier panfleto electoral. Con un sistema sanitario que se supone que cubre todas las necesidades de salud que tengan las personas, hablándo de enfermedades crónicas o asociadas a la vejez, se pasan a la cartera sociosanitaria donde apenas financia y un problema menos.

Con la pandemia, la urgencia en invertir por la demanda por el Covid y la falta de reformas que se anuncian desde tiempos inmemoriales, pero nunca llegan, esta situación se agravado sustancialmente.

Hablamos de las necesidades psicológicas que esta dejando la pandemia? Todo fuera de cobertura. Las necesidades de tratamientos de rehabilitación para pacientes que han quedado con dificultades respiratorias crónicas? Lo mismo.

Y ya sobre el impacto en las listas de espera para que hablar. Aunque algunos politicos se afanen en decir que las listas se mantienen… claro porque los pacientes no han podido pasar de la atención primaria a la especializada y no han llegado a entrar en la lista. Hacernos trampas al solitario, vamos.

Un desproposito que cada vez va a más y que o bien tienes recursos propios o acudes a la generosidad individual para pedir que te ayuden a financiar los tratamientos. Y nadie se remanga para cambiar esta situación, ni por supuesto nadie mira lo que pasa en el día a día de la gente. Compromisos muchos, pero nada de nada.

Y esto, sin mayor pretensiones que denunciarlo, es modificable. Debemos hacerlo. Y mientras no se haga decirlo. Se debe unificar la demanda sanitaria y social como una linea sin solución de continuidad y desde una caja única cubrir lo que podamos permitirnos.

Por cierto, por cerrar el post del futbol del otro día. Las lagrimas de Messi en la despedida con todo el mundo aplaudiendo (me soprende la bonhomia del personal la verdad) en contraste con la alegría al día siguiente por estrenar club y mantener la cartera a mi no me cuadra nada. Gran futbolista pero como actor no tendría precio.

Los niños, sobrellevando el aislamiento. Gracias a todos pos vuestros mensajes de preocupación. Ya queda poco para hacer los 10 días y como todos los pequeños están dando una lección de civismo y responsabilidad.

To Top